Uso eficiente de la energía

  • Enciéndela cuando la olla esté puesta sobre la hornilla y apágala antes de retirarla.
  • Seca las ollas antes de colocarlas sobra la estufa.
  • Usa ollas de fondo plano y de igual tamaño al de la hornilla.
  • Usa ollas de fondo plano y de igual tamaño al de la hornilla.
  • Manten la estufa en "alto" hasta que los alimentos hiervan, luego pásala a "medio" o "bajo".
  • Utiliza preferiblemente la olla a presión.
  • Al encender el horno, colócalo en la temperatura adecuada.
  • Evita abrir el horno mientras lo estés usando.
  • Coloca en el horno, si es posible, varios platos a la vez.
  • Préndelo una o dos horas antes de utilizarlo y desconéctalo después de una hora de haberlo conectado, apágalo cuando no lo necesites.
  • Al encender el calentador, éste eleva la temperatura hasta un nivel determinado, luego se apaga. Al enfriarse el agua, se enciende nuevamente, comenzando otro ciclo de calentamiento y por lo tanto de consumo de energía.
  • Plancha una cantidad suficiente de ropa cada vez.
  • Conecta la plancha cuando tengas la ropa lista.
  • Empieza por planchar las prendas más delicadas, requieren menos calor, y finaliza con las que necesitan más calor.
  • Desconecta la plancha antes de alisar las últimas prendas.
  • Coloca la nevera en un lugar fresco, aléjala de la pared, el sol y otras fuentes de calor como estufas y calentadores.
  • Mantén el empaque de la puerta en buen estado, la nevera mal cerrada aumenta el consumo de energía.
  • Descongela tu nevera periódicamente, conserva el congelador sin hielo y sin capas gruesas de escarcha.
  • Limpia periódicamente el serpentín de atrás y no seques ropa en él.
  • Evita introducir alimentos calientes en la nevera.
  • Abre la nevera sólo lo estrictamente necesario.
  • Apaga los bombillos cuando no haya personas en las habitaciones o sitios de encuentro de la vivienda.
  • Usa bombillos de baja potencia en lugares que requieran poca iluminación, los bombillos de mayor potencia úsalos en sitios de lectura.
  • En baños y áreas de poco uso utiliza lámparas de tipo fluorescente.
  • Recuerda que existe un tipo de bombilla de bajo consumo de energía para cada necesidad de iluminación en su hogar.
  • Establece un programa de lavado que te permita utilizar mínimamente la lavadora.
  • Cuando laves, coloca de una vez toda la ropa que permita la capacidad de tu lavadora.